Blog de Logística y Transporte

25/05/2021 | Innovación

Logística de última milla: Qué es y cómo funciona

Como consumidores tenemos acceso desde nuestros dispositivos a una oferta infinita de posibilidades, que nos permite adquirir cualquier producto en plataformas de ecommerce ubicadas en cualquier parte del mundo. Al formalizar una compra online se inicia un complejo proceso que pasa por distintas fases, como la identificación y preparación del paquete en el punto de origen, su traslado, la recepción en almacenes, hasta que finalmente es entregado en nuestras casas o en el punto que hemos determinado previamente. 

Qué es la entrega de última milla

El trayecto del paquete puede ser más o menos largo y complejo en función de diversas variables, entre ellas, el país de origen del producto, pero en cualquier caso, el proceso de compra siempre finaliza con un recorrido final. Esta última fase es la que se conoce con el nombre de entrega de última milla, es decir el último viaje del paquete antes de llegar a nuestras manos. Lo habitual es que este trayecto se inicie desde un almacén próximo a la zona de destino para facilitar un recorrido corto y rápido.

En las entregas de última milla debe existir una organización logística perfectamente sincronizada para garantizar repartos eficientes, capaces de ser completados en el menor tiempo posible. Los consumidores están cada vez más familiarizados con las compras por Internet y exigen a las empresas de transporte acortar cada vez más los plazos de entrega. El resultado final de este servicio es de gran trascendencia, ya que está directamente relacionado con la experiencia de compra del usuario que, si no ve cumplidas sus expectativas, acabará teniendo una percepción negativa del producto que ha comprado y, sobre todo, de la empresa o la tienda en la que lo ha adquirido.

Aspectos fundamentales en la logística de última milla

Adecuación de las rutas de última milla

Para dar respuesta a las exigencias de los usuarios es esencial que las entregas de última milla establezcan rutas perfectamente optimizadas. La empresa de transporte debe sincronizar los envíos y diseñar los trayectos y accesos más eficaces para llegar a los puntos de destino de la mejor manera posible. 

Las condiciones de entrega establecidas

Las condiciones de recepción del paquete pactadas y elegidas por los usuarios es otro aspecto trascendental en la última milla, ya que marca los tiempos de entrega del paquete que deben ser cumplidos con máximo rigor, y obliga a añadir la variable temporal a la hora de optimizar las rutas.

Vehículos adecuados a las características de cada paquete

El tipo de flotas que debemos escoger para completar con éxito las entregas es otro de los retos a los que nos enfrentamos, y que hay que tener en cuenta para resultar eficientes. El tamaño de los paquetes es un aspecto a considerar a la hora de elegir el tipo de vehículo más adecuado para realizar el trayecto final, pero además, también hay que tener en cuenta las características propias de cada producto, ya que las necesidades de un paquete delicado no tienen nada que ver con el tipo de vehículo que se requiere para el transporte a temperatura controlada.

La apuesta de última milla de Paack

Para dar respuesta a los retos a los que nos enfrentamos, en Paack trabajamos desde una perspectiva global, que nos permite garantizar la mejor experiencia de compra de nuestros clientes y usuarios. En primer lugar, apostando por la innovación, ya que la tecnología que hemos desarrollado internamente nos facilita la programación de rutas con los itinerarios más adecuados. Por otra parte, las entregas programadas hacen posible la recepción de paquetes en cortos plazos de tiempo y se adaptan a la conveniencia de los usuarios. Nuestro modelo de negocio conlleva un alto nivel de exigencia, pero es esencial para conseguir el ratio de éxito más elevado en el primer intento de entrega y que nuestros usuarios otorguen a nuestro servicio una puntuación que nos sitúa como la compañía mejor valorada del mercado.

Además, contamos con flotas de vehículos adecuadas a los distintos tipos de entregas que realizamos y con nuestros propios centros de distribución y estaciones de entrega. En este sentido, cabe destacar que nos encontramos en pleno proceso de crecimiento de nuestra red de almacenes, una necesidad que viene determinada por la expansión en distintas ciudades y países, que nos obliga a contar con centros logísticos de proximidad, para facilitar las entregas de última milla.

Todas estas actuaciones cuentan además con un claro objetivo, enfocado a que nuestra actividad sea sostenible y respetuosa con el medio ambiente. Para ello, la optimización de las rutas y el éxito de las primeras entregas es muy importante, ya que evitan realizar viajes innecesarios. La adecuación de nuestras flotas hacia vehículos que generen el menor impacto medioambiental posible y la ampliación de nuestros almacenes, también son aspectos en los que estamos trabajando y que están encaminados a que, en un futuro no muy lejano, la huella de carbono derivada de nuestra actividad sea completamente neutra.