Blog de Logística y Transporte

10/11/2021 | Última Milla

Sistemas Inteligentes de Transporte (SIT): Qué son y ejemplos

La densidad y congestión de muchas vías de circulación tiene un efecto directo en el tráfico y en el transporte, ya que afecta a los tiempos que se emplean en los desplazamientos o al consumo de combustible que se deriva de ellos. Esta realidad, juntamente con el avance de la tecnología, ha acelerado el desarrollo y aplicación de lo que se conoce como Sistemas Inteligentes de Transporte (SIT), que deriva de las siglas en inglés “Intelligent Transportation Systems”. Estos sistemas hacen referencia a una serie de soluciones tecnológicas que han sido concebidas para optimizar el tráfico y mejorar la eficiencia de los servicios que tienen relación con el transporte.

Los SIT capturan información sobre diferentes aspectos de las vías de circulación que, una vez es procesada y analizada, se utiliza para mejorar el tráfico, la seguridad de los conductores y la comodidad de los desplazamientos. Por lo que se refiere a las empresas de transporte, los Sistemas Inteligentes de Transporte repercuten en, por ejemplo, la optimización de rutas, la reducción de los tiempos de espera o en el impacto medioambiental que genera nuestra actividad.

¿Qué permiten los SIT?

Existen una gran variedad de Sistemas Inteligentes de Transporte con funcionalidades con diversas aplicaciones para la mejora del tráfico, pero entre sus principales características se podría destacar:

Monitorizar con datos las vías de circulación

Permiten la captura y gestión de datos en tiempo real sobre tráfico, transporte público, flotas de transporte de mercancías o vehículos particulares.

Controlar el tiempo en cualquier punto viario

Los SIT también tienen en cuenta desarrollos que contemplan el seguimiento de las condiciones meteorológicas en las vías de circulación, tanto en tiempo real, como la previsión a corto y medio plazo.

Medir el impacto medioambiental en zonas concretas

Existen funcionalidades que permiten controlar los datos que hacen referencia a las emisiones de gases que generan la circulación de vehículos en determinados puntos, para que, de esta manera, se puedan conocer los niveles de contaminación que afectan a algunas vías.

3 ventajas relacionadas con la aplicación de los SIT

Aumentan la seguridad en los conductores:

Estos sistemas permiten conocer en cada momento el estado las carreteras, lo que facilita su corte cuando es necesario o avisar a los conductores en los paneles de control implantados en las vías de circulación, con información de interés que pueden afectar a su seguridad como, por ejemplo, algún accidente o las obras que se están realizando en un tramo determinado. Además, para garantizar que los conductores sean responsables, también se emplean estos sistemas de manera eficaz, con el uso de radares para penalizar el exceso de velocidad, o sistemas para detectar el incumplimiento de algunas normas de circulación.

Mejoran la eficiencia del tráfico:

Los SIT pueden llegar a controlar en todo momento el número de vehículos que circulan en una determinada vía. Este elemento de vigilancia, unido a otros sistemas inteligentes de rutas, permite a los responsables de las carreteras, planificar actuaciones en beneficio de la reducción de atascos y de la mejora del tráfico diario.

Facilitan la labor de los conductores

El acceso permanente a información por parte de los conductores, ayuda que puedan planificar sus rutas y, en consecuencia, a poder evitar determinadas incomodidades y molestias relacionadas con los desplazamientos que deben realizar. 

Los Sistemas Inteligentes de Transporte se encuentran en permanente evolución para facilitar la obtención de información y su análisis, con el objetivo de ayudar a tomar decisiones que repercuten en la mejora del tráfico. En Paack la apuesta por la innovación y la tecnología es un factor que nos distingue y en el que volcamos un esfuerzo continuado para mantener nuestro nivel de exigencia y competitividad. En este sentido, hemos desarrollado nuestra propia plataforma de gestión, que ha sido concebida para optimizar todos nuestros procesos en las entregas de última milla. La tecnología nos permite, entre otras cosas, la organización de las rutas para poder cumplir con los tiempos programados y generar un menor impacto medioambiental.