Blog de Logística y Transporte

08/06/2021 | Última Milla

¿Qué es el picking en logística?

En el sector de la logística el término picking se refiere a la organización que tiene lugar en los centros de distribución, en los que se hallan almacenados diferentes productos, para localizar su ubicación y extraer las unidades que necesitamos para su posterior envío.

La preparación de pedidos es muy importante, ya que de su correcta aplicación depende, en gran medida, la agilidad de todo el proceso. Además, es una de las actividades a las cuales se le dedica más tiempo e inversión, de toda la cadena logística, que abarca desde la recogida de un producto hasta la distribución de este mismo.  La eficiencia de este proceso incide directamente en los costos de operación y, en consecuencia, en la rentabilidad de cualquier negocio. Para optimizar el picking es conveniente una buena asignación de recursos, en el que resulta fundamental el uso de tecnología, capaz de facilitar y automatizar las diferentes fases de la preparación del producto, así como su correcta distribución y agrupación, para que resulte sencilla su localización y acceso dentro del almacén. 

¿Cómo se procesa una orden de picking?

Las órdenes de picking acostumbran a tener un formato bastante estandarizado, si bien cada empresa de logística puede adecuarlo a sus necesidades, para garantizar un mejor funcionamiento. A grandes rasgos, una orden para la preparación de pedidos debe contener la información de la compañía responsable, la descripción del producto que se debe preparar con sus códigos correspondientes, su ubicación exacta en el centro logístico, las unidades que se encuentran almacenadas, el número de productos que se deben preparar, así como un apartado en que se autorice el consentimiento de la entrega.

1. Planificación 

Es la fase inicial, previa a la preparación del pedido. En esta etapa, los sistemas informáticos se encargan de priorizar las órdenes de pedido y establecer el reparto de tareas del equipo humano que interviene en el proceso.

2. Localización

Posiblemente es la fase a la cual se le destina más tiempo de todo el proceso. Se trata del momento en que se debe localizar el punto exacto donde está ubicada la mercancía dentro del almacén para ser preparada antes de la entrega.

3. Recogida de la mercancía

En esta etapa se recoge la mercancía ubicada en el punto en que ya ha sido localizada con anterioridad. A pesar de que se trata de una fase aparentemente sencilla, es muy importante que, a partir de su situación, se establezcan los recursos necesarios para su correcta extracción, ya que si por ejemplo, debemos recoger productos ubicados en un punto elevado, probablemente será necesaria la utilización de maquinaria para facilitar la recogida.

4.  Preparación y expedición del pedido

Fase final del proceso de picking, en la que se debe verificar la referencias y el número de unidades recogidas; pesar, embalar y etiquetar el pedido y trasladarlo a la zona donde debe ser expedido para organizar la ruta de reparto. Por último, se imprimirán los albaranes que serán entregados a la empresa de transporte.

La preparación de pedidos es un proceso esencial en toda la cadena de distribución, cuya operativa debe estar perfectamente coordinada para asegurar su agilidad y que los productos puedan estar preparados con la mayor rapidez posible para su envío.