Blog

22/03/2021 | Innovación

Sostenibilidad e Innovación, la mejor garantía para nuestros clientes

Los efectos derivados por la pandemia han incrementado, todavía más, una tendencia que viene creciendo exponencialmente en los últimos años: las ventas online. Cada vez existe un mayor número de consumidores que se decantan por las compras online de todo tipo de productos gracias a la comodidad que supone recibir sus pedidos en casa, sin tener que desplazarse, ni realizar colas, ni de exponerse, en el caso de los últimos meses, al riesgo de sufrir contagios. Es por esta razón que las empresas de paquetería y de transporte jugamos un papel clave en la protección de nuestro planeta. 

Los consumidores son personas cada vez mejor informadas y exigentes, que demandan al comercio electrónico, un servicio y unos plazos de entrega con niveles parecidos a la compra tradicional. A estos factores vinculados claramente al servicio, hay que sumar que se trata de personas cada vez más responsables y que muestran un mayor compromiso hacia la sostenibilidad. Es por ello, que el consumidor actual pone un mayor énfasis en comprar marcas que compartan sus valores éticos y medioambientales y que tienen en cuenta el origen de los materiales, los procedimientos de fabricación y la cadena de distribución e, incluso, las entregas de última milla de sus pedidos. 

Las entregas de comercio electrónico, un factor determinante para la protección del medio ambiente

Las administraciones públicas de países de todo el mundo están impulsando diferentes medidas enfocadas a mejorar y reducir la movilidad, para minimizar el impacto medio ambiental que ocasiona la circulación de vehículos. Unas medidas que, por lo que se refiere al sector de paquetería y transporte ecommerce, nos otorgan una enorme responsabilidad y nos obligan a ser cada vez más eficientes en el servicio que ofrecemos a nuestros clientes. 

La apuesta por la innovación y la sostenibilidad son factores fundamentales para poder cumplir con las expectativas que nos exige el mercado. En primer lugar, para poder garantizar la eficiencia en el servicio, pero también para cumplir con la responsabilidad de poner en marcha procesos capaces de reducir nuestra huella de carbono. Realizar desplazamientos sin la certeza de encontrar al receptor del paquete es una manera de actuar que forma parte del pasado. Fallar en los procesos de entrega supone una alta frustración para los usuarios, pero también desencadena una serie de viajes innecesarios y desaprovechados que, en la mayoría de los casos, se podrían evitar, y que acaban repercutiendo en un impacto negativo para el planeta.

Una eficiente programación de las entregas supone, por tanto, una de las mejores garantías para minimizar el número de desplazamientos, que debe fundamentarse en la implementación de procesos innovadores capaces de optimizar las rutas, acortar desplazamientos y completar con éxito un porcentaje muy elevado de las primeras entregas. Ello repercute en la reducción de desplazamientos y en incrementar el nivel de efectividad, del cual se beneficia el consumidor, pero también el medio ambiente

Los retos a corto plazo

Por tanto, la eficiencia ya no es un reto que debamos cumplir a corto o medio plazo, sino una exigencia que demanda actualmente el mercado. Las empresas de transporte y paquetería que sean capaces de trabajar con flotas de vehículos respetuosas con el medio ambiente, aportar materiales ecológicos o garantizar el éxito de sus primeras entregas, serán protagonistas y valoradas por unos clientes y usuarios cada vez más exigentes y sensibilizados con la necesidad de proteger el planeta.