Blog de logística y transporte

29/11/2023 | Logística

Logística Inversa: Qué es, principales tipos y ejemplos

En este artículo, analizaremos más de cerca otro elemento de la gestión de la cadena de suministro: la logística inversa. La logística inversa implica mover un producto al menos un paso atrás en la cadena de suministro. Se habla mucho menos de este tipo de logística, pero en los últimos años, con el aumento del eCommerce, se ha convertido en un sector imprescindible dentro de la gestión de la cadena de suministro y un aspecto importante a tener en cuenta si estás pensando en vender tus productos online.

El objetivo de la eficiencia en la logística inversa es triple: el primero es recuperar el valor del producto, el segundo es garantizar que los clientes repitan mediante una experiencia de devolución satisfactoria y el tercero, a la luz de las preocupaciones cada vez mayores sobre el medio ambiente, es reducir los residuos.

La logística inversa incluye operaciones relacionadas con la reutilización de productos y materiales, como el reciclaje, recuperación de materias primas, reacondicionamiento y reventa de artículos que han sido reabastecidos. Este no es un fenómeno nuevo: el reciclaje de papel, los sistemas de depósito de botellas de refrescos y los intermediarios de chatarra son ejemplos de reutilización de productos y materiales, y existen desde hace mucho tiempo. Sin embargo, debido al aumento de la demanda como resultado del auge del eCommerce, los transportistas están centrando su atención en la logística inversa.

Cualquier proceso o gestión posterior a la venta de un producto implica logística inversa. Si un producto está defectuoso, el cliente lo devolverá. La empresa fabricante tiene entonces que organizar el envío del producto defectuoso, así como, en algunos casos, las pruebas del producto. También puede implicar el desmantelamiento, reparación o eliminación de un producto.

Cuando pensamos en logística solemos pensar en los movimientos que realiza un producto hacia el cliente, pero hay todo un sector dedicado a los movimientos en sentido contrario, y eso es lo que llamamos logística inversa. Los productos van del usuario final al vendedor o fabricante. La logística inversa puede incluir devoluciones del comercio electrónico y la venta minorista, así como componentes para reacondicionamiento y remanufactura. Y, como en la mayoría de los aspectos de la logística y la gestión de la cadena de suministro, hay margen de optimización.

Componentes de la logística inversa

Los principales componentes de la logística inversa son los siguientes:

Procesar las devoluciones es costoso para las empresas y el auge del eCommerce ha provocado un fuerte aumento en el flujo regresivo de bienes. De hecho, algunos estudios han demostrado que las compras en eCommerce tienen tres o cuatro veces más devoluciones que las tiendas físicas.

Procesar devoluciones de manera eficaz tiene una serie de beneficios, que incluyen una mayor satisfacción del cliente, una mayor tasa de clientes recurrentes, una mejor imagen pública y menores costos de almacenamiento y distribución.

Los consumidores piden políticas de devolución sin complicaciones, por lo que es vital que las empresas planifiquen e implementen estrategias para gestionar los productos más allá de la fabricación y el punto de venta. Estas estrategias pueden incluir reparación, recuperación de garantía, redistribución, ofrecer un proceso de devoluciones eficiente, recuperación de valor, reciclaje al final de su vida útil o cualquier combinación de ellas. Alternativamente, dependiendo del volumen, se puede establecer una cadena de suministro inversa separada, que según muchos es la forma más eficaz de gestionar la logística inversa.

Mejorar la logística inversa brinda la oportunidad de crear y gestionar relaciones con los clientes y fidelizarlos. Con una planificación, gestión e implementación eficaces, la logística inversa puede volverse más eficiente y rentable. Dado el nivel actual de presión sobre las empresas, especialmente en el sector del comercio electrónico, para generar experiencias positivas para los clientes, las devoluciones siempre serán frecuentes y generalizadas. Por esta razón, cada vez más empresas recurren a proveedores externos, incluidos servicios de transporte gestionados, para gestionar sus procesos de logística inversa y tradicional, lo que genera menos estrés, menos molestias y menores costos.