Blog

15/06/2021 | Última Milla

¿Cómo ha afectado el COVID a las empresas de transporte?

Realizar pedidos por Internet no es algo nuevo. El negocio online es una tendencia que año tras año aumenta en nuestro país. Cada vez más personas optan por utilizar el comercio electrónico, un formato en el que las empresas ofrecen sus productos a través de la Red para que el consumidor los pueda ver, comparar y comprar. Por otra parte, la crisis sanitaria, en la que nos hemos visto envueltos durante el último año, también ha contribuido al incremento de las compras online, ya que durante los meses de confinamiento muchas personas se vieron obligadas a realizar sus pedidos a través de sus ordenadores o dispositivos electrónicos, debido al cierre de los establecimientos comerciales.

En este sentido, el VII Estudio Anual de eCommerce en España 2020, elaborado por IAB Spain, concluye que las compras online experimentaron un crecimiento del 20% el pasado año en nuestro país, y que durante los meses de confinamiento esta tendencia se vio acrecentada con un aumento del 51% en la frecuencia de compra y en el ticket medio de los usuarios. Los efectos de la COVID-19, además del incremento en las ventas, también se han visto reflejados en un cambio de tendencias, ya que determinados productos y servicios que encabezaban los rankings en la época anterior a la crisis sanitaria han caído, mientras que otros, que hasta la fecha no eran demasiado protagonistas, han escalado posiciones hasta situarse en los primeros puestos de las compras online.

Como consecuencia de todo ello, los envíos de última milla también se han visto afectados y han tomado una especial relevancia durante los meses de pandemia. Esta situación ha obligado a las empresas de transporte a adaptarnos y a realizar un gran esfuerzo en todos nuestros procesos de trabajo, para poder satisfacer y adecuar la actividad a un contexto especialmente complejo.

Protocolos sanitarios adoptados por las empresas de transporte: 

Además de las medidas de seguridad estipuladas, en Paack todos los equipos de los centros de distribución se han formado en el protocolo de actuación frente a un caso de sospecha de infección de COVID-19. Asimismo, se configuró un protocolo de emergencia que en caso de necesidad nos permite poder cubrir bajas, garantizando la continuidad de la operativa. Finalmente, se ha creado un sistema para nuestra plantilla de oficinas que está teletrabajando cuatro días a la semana, y tienen la posibilidad de ir a la oficina un día a la semana de forma voluntaria y siguiendo el horario establecido que designa el día de oficina que le corresponde a cada departamento. 

En efecto, la pandemia nos ha afectado a todos y no cabe duda de que ha modificado muchos de los comportamientos de los consumidores. Con la ansiada vuelta a la normalidad es previsible, así lo señalan todos los indicativos, que las compras online sigan creciendo. Sin embargo, todavía está por ver, si algunos de los hábitos de compra adquiridos durante el último año, se quedan para siempre, o bien que, con el levantamiento de restricciones, especialmente las que afectan al comercio tradicional, volvamos a actuar tal y como lo hacíamos antes de la crisis sanitaria.